Free Web Hosting Provider - Web Hosting - E-commerce - High Speed Internet - Free Web Page
Search the Web



Vasija antropomorfa
(Cultura Yampara S. XI dd C.) Museo Colonial Charcas

Tejidos de la región de Tarabuco

Tarabuqueños

Campesinas de Tarabuco

Conjunto de músicos yamparas tocando "pinkillos".

"Pucara". Sobre un armazón hecho con maderas se colocan frutas, enormes rosquetes, panes y otros alimentos, con el propósito de rendir culto a la feracidad de la tierra. Estos alimentos, después de hacer la ceremonia para la Pachamama, son repartidos entre los concurrentes.







 

Cuando los españoles llegaron a la región de los Charcas en 1.540, la encontraron poblada por varios grupos étnicos. El grupo más numeroso con apenas dos mil habitantes, lo constituían los Yamparas. Eran dueños de gran  parte de lo que ahora es la provincia Oropeza del departamento de Chuquisaca, un señorío pequeño cuyas dos cabezas estaban en Yotala y Quilaquila, Tarabuco era un punto de presencia importante entre ambas cabeceras. Junto a ellos, compartiendo el territorio había también gran cantidad de "colonos", los "mitimaes ", enviados por el Inca, para defender la frontera oriental del Tawantinsuyo de los ataques chiriguanos. Estos mitimaes tenían diferentes procedencia, algunos relativamente  cercana como los "lupacas" del Lago Titicaca, "collaguas" de Arequipa, los "Conde Arabate" de cerca del Cuzco. Derrumbado el Tawantinsuyo, toda esa población volvió a sus lugares de origen.

La cultura Yampara tuvo su apogeo entre los siglos XI y XV de nuestra era, cuya expresión más importante ha sido la cerámica, con la elaboración de vasijas antropomórficas y los textiles, donde aparecen con frecuencia la figura del Inti, mezclada con aves, sapos, y murciélagos.

El señorío Yampara desaparece como tal, en un momento dado de la historia colonial, las dos mitades Yotala y Quila Quila se independizan. De tal manera que a pesar de esa heterogeneidad, a simple vista se percibe una unidad cultural que se ha ido creando en la región de Tarabuco, unificándose en torno a un vestuario muy semejante, música, instrumentos, bailes y celebraciones rituales que se conoce como típicamente "tarabuqueñas"

CARNAVAL DE TARABUCO. Tarabuco se sitúa entre las corrugaciones andinas que forman los valles centrales de Bolivia. a 65 kilómetros de la ciudad de Sucre, Capital de Bolivia, en la provincia Yamparáez del departamento de Chuquisaca. El segundo domingo de marzo de cada año las comunidades de Yamparáez festejan un fausto acontecimiento guerrero sucedido el 12 de marzo de 1816. En los cruentos años de la guerra de la independencia, todo el departamento de Chuquisaca se levanto en armas, hacia una guerra de guerrillas contra el ejército español, entre los patriotas que conducían a los guerrilleros   se destacan las figuras de Juana Azurduy de Padilla, Manuel Ascensio Padilla, los Calisaya, Carrillo y Miranda. Relatos de la historia  indican que el ejército español de los "verdes" sitiaron a Tarabuco  , pasando por las armas a niños, mujeres y ancianos; enteradas las guerrillas, fueron apostados los tarabuqueños en toda la cuesta de Carretas, para hacer frente al ejército invasor que forzosamente debía pasar por esa región. De acuerdo a lo planeado, los españoles fueron aniquilados a su paso por Carretas, quedando solamente con vida "el tambor" que era un niño.

Durante años, en conmemoración a los muertos en combate, se celebra una Misa de Almas en Jumbate, pasado este acto religioso se inicia el "Carnaval", en Tarabuco se dan cita todas las comunidades de la zona, para realizar la fiesta del "Pujllay" (voz queschwa que significa jugar). La música del "pujllay" es pentatónica y se la ejecuta con aerófonos como el "tokoro y pinkillos", se marca su ritmo con espuelas hechas con láminas de hierro, sujetas a una sandalia con una alta plataforma de madera de mas de 10 centímetros de espesor

Son singularmente bellas las vestimentas que ostentan con orgullo los hombres y las mujeres yamparas. El tejido de las prendas, hecho en telares nativos, se destaca entre los mejores de América.

"La almilla o camisa de c'uyo negro, el calzón de dril blanco encima del cual va otro mas corto de paño negro, con franjas doradas y adornos rojos en la parte de atrás, visten el cuerpo del pujllay. Adosado a éste, un chumpi o faja sujeta al siqui - unku que no es otra cosa que un pequeño ponchito a rayas de vistosos colores. Sujeta al calzón, el siqui - unku y un conjunto de campanillas, un cinturón ancho de cuero o cincho, que va a la cintura, sirviendo a la vez de bolsillo. Sobre los hombros y espaldas se colocan un poncho pequeño llamado también unku normal, y otro encima "pallado" o de fiesta, tejido con varias figuras y colores vivos; encima de ambos ponchitos, vá un pañuelo grande de fiesta color mordoré que representa júbilo.

Sobre la cabeza y debajo de la montera "ticachascada", se cuelga la cofia con las dos estallas, que no son otra cosa que anchas cintas bordadas con figuras diversas, que caen sobre las espaldas del pujllay. La montera de fiesta se adorna con flores de tela e hilos de plata, completándola con lentejuelas".